Back to Home

‘El exilio de Loki’, nueva novela de Mitos Nórdicos

Hace pocos días se ha publicado El exilio de Loki, mi nueva novela para la colección de Mitos Nórdicos de RBA/Gredos. Es el más personal de los libros que he escrito sobre el personaje de Loki, en el que mejor se reconoce mi narrativa y el más cercano a Neimhaim.

Libro de El exilio de Loki, de RBA y Gredos

En este libro Loki, despechado por los dioses, abandona Asgard y regresa a Jotunheim, donde se reencuentra con sus orígenes y se abandona a su naturaleza original.

Desata su lado salvaje, sintiéndose libre de ataduras y juicios. Allí conocerá a una criatura maldita como él, una hechicera a la que está predestinado a conocer, y cuyo encuentro marcará el camino que conducirá al Ragnarök.

Loki en forma de lobo negro conoce a Angrboda en El exilio de Loki

Loki en forma de lobo negro conoce a Angrboda en una ilustración de Esteban Alejo Sáenz de Tejada para ‘El exilio de Loki’ (RBA/Gredos).

El punto de partida no podía ser más difícil, porque debía escribir una historia de más de 100 páginas a partir de una premisa: que Loki tuvo tres hijos (la serpiente Jörmungand, el lobo Fenrir y la diosa Hela) con la giganta Angrboda.

No ha llegado hasta nuestros días una sola explicación de cómo sucedió esto, tan solo se menciona en algunos textos mitológicos que Angrboda era una hechicera que vivía en un lugar llamado el Bosque de Hierro, y que era madre de feroces lobos.

Y sin embargo este suceso es fundamental en los mitos nórdicos, ya que marca el devenir de Loki y su progenie en el Ragnarök. Si alguna vez hubo alguna narración al respecto, se ha perdido con el tiempo.

El exilio de Loki: una oportunidad única

Lo que podría haber sido una importante dificultad, para mí fue una oportunidad súper emocionante. Loki rompe sus ataduras en este libro para encontrar su verdadera naturaleza, y yo también pude correr por campo abierto. Siempre fiel a la mitología, pero libre de escribir una historia propia al 98%.

Entre otras cosas, me moría de ganas por desarrollar el lado afectivo y familiar de Loki, su faceta como padre.

En ese momento de su vida, las cosas van muy mal. En el libro anterior, Loki y las manzanas de la juventud, ha sido sometido a uno de los episodios más humillantes de su vida, que le marca definitivamente como un paria en Asgard.

Pensé qué supondría eso para su esposa Sigyn, para sus hijos Narfi y Vali. Y me sedujo la idea de narrar el primer episodio desde el punto de vista de Narfi, el mayor de los dos hermanos, como una oportunidad para conocer a Loki desde otro punto de vista. Porque sus actos impulsivos y caóticos no solo le afectan a él, sino que tienen hondas consecuencias en sus dos hijos asgardianos, hasta que todo estalla como una olla a presión.

Narfi, hijo de Loki y Sigyn en 'El exilio de Loki'

Narfi, hijo de Loki y Sigyn, en apuros en una ilustración de Esteban Alejo Sáenz de Tejada para ‘El exilio de Loki’ (RBA/Gredos).

Narfi tuvo que enfrentarse a una vida que le exigía demostrar cada día, cada momento, que era el digno hijo de una valkiria, en vez del enclenque vástago del infame Loki. Aprendió a hacer de su corazón una coraza, y a afrontar las palabras necias con ingenio y humor, quizás el único atributo útil que había heredado de su padre.

Vali pasó por un trance diferente. No hubo ningún despertar. Su hermano siguió aferrado a esos días de la infancia, a esa realidad donde su familia era perfecta y nada ni nadie podrían hacerle daño. (…) Ante las injurias, Vali se hacía pequeño y se recogía en sí mismo como un erizo, aguardando a que las dificultades desaparecieran.

Pero los desprecios jamás cesaban, sino más bien se engrandecían impulsados por la indefensión. Y Narfi tuvo que permanecer siempre cerca de su hermano, convertido en su escudo y su espada…

(El exilio de Loki, capítulo 1)

 

Jotunheim: un viaje a la infancia de Loki

En El exilio de Loki planteé una huida del maestro de la mentira y el engaño a su tierra natal. Y encontré en este regreso a sus orígenes la ocasión perfecta para desarrollar otro de sus aspectos más desconocidos: su infancia y sus padres.

Nunca se ha encontrado un texto que desvele cómo una diosa y un gigante pudieron tener un hijo, ni en qué condiciones creció Loki. Así que al volver a Jotunheim, Loki revive sus años junto a la madre que dio nombre a su apellido, Laufey (algo verdaderamente inusual en el mundo nórdico), y también se empieza a vislumbrar que su padre, Farbauti, al que crecía muerto muchos años atrás, tal vez esté vivo.

Además, también tenía un personaje maravilloso para desarrollar: la giganta Angrboda, cuyo nombre significa literalmente «la que trae desgracias».

De ella realmente se sabe muy poco, pero sí se menciona que era una poderosa vidente. Con estos dos conceptos —la idea de que era capaz de predecir el futuro y de que estaba destinada a ser portadora de adversidades e infortunios— construí la historia de una niña maldita, despreciada por su propio padre y su pueblo, por su capacidad de ver el infortunio en ciernes de los demás.

angboda_web

Angrboda enfrentándose a un hechicero en una ilustración de Esteban Alejo Sáenz de Tejada para ‘El exilio de Loki’ (RBA/Gredos).

León como inspiración para el Bosque de Hierro

Según la mitología, Angrboda habitaba en un lugar llamado «El bosque de hierro». Es un nombre muy curioso, me intrigaba saber de dónde podría venir un gentilicio así. Me gusta dar una buena ambientación a mis historias, así que traté de imaginar cómo podría ser un bosque de hierro.

Entonces vino a mi cabeza un paraje que visité hace años y que me impresionó muchísimo por su belleza: las médulas de León. Son antiguas minas romanas, que con el tiempo han dado lugar a formaciones rocosas de un potente color rojo, por su alto contenido en hierro oxidado.

 

 

Pensé que sería un escenario perfecto para El exilio de Loki. Así que imaginé el Bosque de hierro como una gigantesca agrupación de columnas de herrumbre rojo, visualmente parecidas a las de las médulas, provocadas por la cercanía del vapor de aguas termales.

Muchas cosas interesantes ocurren ahí en el libro de El exilio de Loki

Personalmente, es el libro del que me siento más orgullosa en esta colección, y el resultado fue más que satisfactorio: ha sido acogido con muchísimo entusiasmo por aquellos que lo han leído.

Deseo que os disfrutéis con su lectura tanto como yo disfruté con la escritura…

¡Espero impaciente vuestros comentarios! ☺️☺️

 

Otros libros de la colección Mitos Nórdicos

Loki y mis cinco novelas de los mitos nórdicos

Sobre Ragnarök y el ocaso de los dioses

Reseñas de Neimhaim

Los hijos de la Nieve y la Tormenta

El azor y los cuervos

 

UA-66074698-1